21 septiembre, 2008

El exterminio de los Padilla

Semana En el ya muy cruento expediente de los paramilitares no se había visto algo como lo de la semana pasada: Salvatore Mancuso fue condenado a 40 años por matar a 11 miembros de una familia.
Los Padilla Ortega nunca pensaron que un lío con el vecino, por 20 vacas que se les perdieron, iba a llevar a que los paramilitares los persiguieran, les robaran, los desplazaran y, finalmente, los exterminaran.

Todo empezó en la mañana del 29 noviembre de 1994 cuando unos 100 hombres armados llegaron hasta la finca Las Gardenias, en San Pedro de Urabá, en busca de Alejandro Padilla, el dueño de la finca, de su esposa Evangelina Ortega y sus seis hijos. Meses atrás, Padilla había tenido agrias disputas con su vecino Luis Vertel, a causa de que 20 de sus vacas aparecieron en la finca de Vertel y las cercas habían quedado destruidas. El vecino nunca admitió que se tratara de un robo de ganado, y jamás devolvió las reses, lo que los convirtió en enemigos irreconciliables.

Lo que no esperaba Padilla era que Vertel acudiera a Salvatore Mancuso para zanjar las diferencias. Según consta en el expediente judicial, el vecino acusó ante los paramilitares a la familia Padilla de apoyar a la guerrilla de las Farc, porque Edwin Ávila, un ahijado del viejo Alejandro, se había incorporado a las filas insurgentes. A pesar de que, según testimonios de vecinos, el guerrillero nunca más volvió donde su antigua familia, este fue el pretexto para una persecución sin tregua por Córdoba y Urabá a toda la saga de los Padilla.

PUBLICIDAD
Esa mañana de noviembre de 1994, como no encontraron al patriarca de la familia, los paramilitares cogieron a tres de sus hijos -Baldomiro, Roberto y Estanislao-, que estaban en los corrales ordeñando las vacas, los obligaron a ponerse las manos detrás de la nuca y los hicieron caminar unos cuantos metros hasta que ya en la zona boscosa fueron degollados y rematados a tiros, junto a un trabajador al que todos llamaban el 'Manco'. Los balazos se sintieron en toda la finca. Las mujeres y los niños quedaron aterrorizados, mientras otros de los hombres de la familia lograron huir y salvarse.

Nueve días después los paramilitares volvieron, pero esta vez a recoger todo el ganado y llevárselo. En total fueron 500 reses, que dejaron en la ruina y el abandono la finca. Uno de los sobrevivientes, Sofanor Padilla Ortega, hijo de Alejandro, interpuso denuncias y demandas por las muertes y el despojo de que estaban siendo víctimas. En particular, acusó a Luis Vertel ante las autoridades. Este sería un nuevo motivo de persecución aún más encarnizada por parte de las autodefensas. Cuando parecía que ya las aguas se habían calmado, y la familia se había instalado en una vereda de San Pelayo, Córdoba, nuevamente, en mayo de 1997, llegó un comando de los paramilitares que incendió la casa, y esta vez sí mataron al viejo Alejandro Padilla, a su esposa Evangelina, a Animadat Padilla, Edilberto Contreras, y a una niña de 9 años, Olfady Contreras Padilla, nieta de Alejandro.

Para entonces, Gildardo Padilla Ortega, uno de los sobrevivientes, buscó una reunión con Mancuso. Según versa en el expediente, éste se comprometió a parar el baño de sangre contra su familia. Pero no fue así. Cuatro meses después los paramilitares secuestraron a Sofanor Padilla Ortega, en Chigorodó, y posteriormente apareció muerto en la troncal que atraviesa el Eje Bananero, junto a su hermano Vladimir. Así se completaba el extermino de la familia Padilla.

La semana pasada, 14 años después de que empezó la tragedia, una jueza de Medellín condenó a Salvatore Mancuso, Fidel y Vicente Castaño a 40 años de prisión por estos crímenes, así como a Luis Vertel. Aunque Mancuso ya había confesado estas muertes en su versión libre, lo que se considera inaudito en este caso es que una persecución de tantos años, fuera motivada, al parecer, por una disputa entre vecinos, que en un mundo al derecho, habría sido resuelto por un simple inspector de policía.
Share:

0 comentarios :

Publicar un comentario

sigueme por Email

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

face

comentarios

apartado-trujillo

Etiquetas

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

refugiados sirios

Archivo del blog