07 septiembre, 2008

El ex-zar anti corrupción del gobierno, Rodrigo Lara, acuso al asesor presidencial Jose Abdulio Gaviria de nexos con el narcotrafico

Bogotá, redacción de pacocol.- Cuánta razón tenía Pacho Santos, el flamante vicepresidente en pedir que todas las instituciones y personalidades del establecimiento ondearan la bandera blanca. Con ello trataba de evitar que se siguieran sacando los trapos al sol y no se descubrieran tantas verdades ocultas.

Pues como nadie blandió el emblema de la conciliación, comenzando por el presidente Uribe, ahora arrecia de parte y parte la pugnacidad.

Y salta ni más ni menos el hasta hace poco zar anticorrupción del gobierno, el senador Rodrigo Lara, acusando, con gran valor civil, al todopoderoso asesor presidencial, José Obdulio Gaviria, (en la foto) de tener fuertes nexos con el narcotráfico.

Las cortinas de humo del inquilio de la Casa de Nari con acusaciones al ex presidente Gaviria y al senador liberal, José Cristo, de favorecer a los narcos, para distraer la marejada por permitir tres veces la entrada a Palacio de los emisarios de la oficina de Envigado, se desvanecen en medio de estas nuevas revelaciones. Lea la nota de El Espectador de ayer jueves 4 a las 8:35 p.m. que va a desatar un nuevo escándalo sobre la corrrupción que ronda a Uribe.

La tormenta política por la que atraviesa el país durante los últimos días se hizo el jueves más intensa y a los protagonistas habituales de los últimos días, el presidente Álvaro Uribe y el Partido Liberal, se sumó el senador de Cambio Radical Rodrigo Lara Restrepo —hijo del inmolado ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, asesinado por el narcotráfico el 30 de abril de 1984—, quien acusó al asesor presidencial José Obdulio Gaviria de ser el responsable de la entrada a la casa de Nariño de Antonio López, alias Job, hombre de confianza del desmovilizado jefe paramilitar Don Berna, y de tener nexos con la mafia de Medellín.

Los duros señalamientos de Lara Restrepo se produjeron al ser interrogado por El Espectador sobre la aguda polémica surgida entre el Primer Mandatario y el ex presidente César Gaviria, director del liberalismo, en la que se vienen destapando una serie de hechos de lo que fue la guerra contra Pablo Escobar. “Tienen a José Obdulio, que el problema no es que sea primo de Pablo Escobar, lo complejo del asunto es su cercanía a Gustavo de Jesús Gaviria y a Job. Job no entró a Palacio por iniciativa del pobre secretario jurídico Del Castillo, ni por el secretario de prensa del Opus Dei. Entró por iniciativa de José Obdulio, que se los llevó a la oficina”, dijo el congresista, quien fuera zar anticorrupción del gobierno Uribe.

Pero la arremetida de Lara Restrepo contra el asesor presidencial no se quedó allí. A renglón seguido declaró: “El problema del Gobierno es que no ha querido destapar los nexos de José Obdulio con la mafia de Medellín. Yo cambie mi percepción frente a muchas cosas, cuando me di cuenta de los supuestos nexos de José Obdulio con un tenebroso mafioso del cartel de Medellín como Guillo Ángel y su hermano Juan Gonzalo, los mandamases de la Comisión Nacional de Televisión”, agregó.

En marzo de 2006, Rodrigo Lara Restrepo fue nombrado zar anticorrupción por el vicepresidente Francisco Santos y tras 21 meses de gestión, en diciembre de 2007, renunció a su cargo aduciendo “razones personales”. Sin embargo, en ese entonces se especuló que su dimisión fue producto de una publicación del diario El Nuevo Herald, de Miami, que citó una declaración hecha hace más de veinte años por Cecilia Lara Bonilla, hermana del ex ministro asesinado, en la que mencionó que un helicóptero que perteneció al empresario Alberto Uribe Sierra, padre del Jefe de Estado, fue hallado en la operación que permitió el desmantelamiento del más grande complejo cocalero hallado en la historia del país: Tranquilandia.

Según la tía del senador, ese hecho demostraba la supuesta penetración que tenía entonces la mafia en la política colombiana. El artículo de El Nuevo Herald citaba también el testimonio del coronel de la Policía Jaime Ramírez Gómez, coordinador de la operación contra Tranquilandia —asesinado meses después—, quien contó que en un diálogo con el ministro Lara Bonilla, éste le había dicho que si le hacían un atentado, “iban a ser los propietarios de lo cogido. Los dueños del helicóptero y los aviones que ustedes cogieron en el Yarí”. Además, Cecilia Lara Bonilla declaró que su hermano tenía muchas dudas del hoy presidente Álvaro Uribe Vélez. “Él nos las manifestó claramente”, dijo.

Tras la publicación del diario estadounidense, comenzaron a hacerse muchas conjeturas sobre la posición del entonces zar anticorrupción, Rodrigo Lara Restrepo, quien cuatro días después de la publicación presentó su renuncia e insistió ante los medios de comunicación nacionales que su decisión se debía a “razones personales” y optó por la prudencia. Mientras tanto, a través de un comunicado de prensa, el presidente Uribe desmintió a El Nuevo Herald y dijo que “en adelante deberán ser sólo los hechos de una vida dedicada por más de 30 años a servir con transparencia a la democracia colombiana, los que nieguen la calumnia. Colombia no puede trenzarse en un debate cíclico con individuos empeñados en desacreditarla e injuriar a sus autoridades legítimas”
Share:

1 comentario :

  1. Alberto Gamero
    Es absurdo con tantas pruebas de vínculos con El narcotrafico de este gobierno inmoral , parecen intocables ante la justicia. hasta cuando tenemos soporta los colombianos los que jamas botamos por nadie que somos la inmensa mayoría de la población, tanta humillación y dolor...!!!BASTA YA¡¡¡

    ResponderEliminar

sigueme por Email

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

face

comentarios

apartado-trujillo

Etiquetas

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

refugiados sirios

Archivo del blog