09 septiembre, 2008

"IKE", arraso a Cuba y ahora se dirige al Golfo de México

Por Isabel Sánchez AFP

LA HABANA (AFP) - El terrible huracán Ike se aleja de Cuba el martes rumbo al Golfo de México, tras dejar cuatro muertos, decenas de miles de damnificados, 2,6 millones de evacuados, pueblos bajo agua, casas y edificios en escombros y extensas áreas de cultivo arrasadas.

Ike, con vientos de 120 km/h, categoría uno (de máximo cinco), entró al mar por un pueblo de la costa norte de Pinar del Río, 120 km al oeste de La Habana, y se internaba en las aguas del Golfo, donde podría convertirse "en un huracán mayor", según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.

Aunque dejó Cuba, el devastador ciclón sacude con fuertes vientos a La Habana, que estaba paralizada, sin actividad laboral, tránsito ni comercio, con sus 2,2 millones de habitantes encerrados, bajo resguardo, sin luz ni agua potable.

Ike, que sumó 66 víctimas a los más de 600 muertos que dejan en Haití los ciclones Fay, Hanna y Gustav, provocó cuatro muertos en Cuba y en su recorrido de este a oeste arrasó decenas de miles de casas, edificios, cultivos, árboles, redes de energía y de comunicación.

Postes de electricidad, señales del tránsito, semáforos y árboles derribados o inclinados por la fuerza de los vientos se observaban en las calles de La Habana, recorridas solo por alguna patrulla que advertía por altoparlantes de la necesidad de no salir.

"Todo está trancado. Sentimos que está volando todo allá afuera, láminas de zinc por el aire y oí árboles que cayeron", narró a la AFP un ama de casa de 49 años, resguardada en su casa en el barrio Vedado.

Olas gigantes se abatieron contra el Malecón. Unas 250.000 personas se albergaron en La Habana, miles del casco histórico -Patrimonio de la Humanidad-, donde se temía derrumbes de antiguos edificios y casas en mal estado.

"Aunque se aleja permanece el peligro de las lluvias que pueden ser fuertes y localmente intensas en unas zonas" y causar aún inundaciones, advirtió el meteorólogo José Rubiera la noche del martes.

Antes de salir al mar, Ike castigó con severas rachas e inundaciones de hasta 300 metros a pueblos de la costa norte de Pinar del Río, de donde más de 160.000 fueron evacuados y por donde hace diez días cruzó el huracán Gustav.

"Fue otro golpe. Ni siquiera nos habíamos levantado de Gustav. Dos en muy poco tiempo, esto es terrible", dijo una habitante de Pinar del Río.

En su paso por occidente, Ike también afectó a Matanzas, que evacuó a 13.000 turistas del balneario de Varadero, principal polo turístico.

El ciclón tuvo a las 14 provincias de Cuba bajo alarma máxima, con 2,6 millones de evacuados, tras entrar el domingo, una primera vez, con fuerza 3 por la oriental Holguín.

Casi todo el país quedó a oscuras por los daños en la infraestructura eléctrica y la desactivación del servicio por seguridad.

Al mejorar el clima en el oriente entró en fase de recuperación de los destrozos, que alcanzaron a Moa (Holguín), donde están dos plantas de níquel, principal producto de exportación.

"Solo en Holguín hay 87.424 viviendas afectadas, de ellas más de 37.000 destruidas totalmente, más de 3.586 hectáreas de plantaciones agrícolas afectadas", dijo el primer secretario del Partido Comunista en Holguín, Miguel Diaz-Canel.

Edificios y casas quedaron en escombros por las inundaciones en Gibara, pueblo costero de Holguín. En las calles de la oriental Camagüey el agua alcanzó los cuatro metros.

Chaparra, un pueblo de 51.000 habitantes de la oriental Las Tunas, estuvo a punto de ser borrado del mapa, y en Baracoa, Guantánamo, extremo este, las olas alcanzaron edificios de cinco plantas y las inundaciones arrasaron con todo a su paso.

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva, ofreció al gobernante de Cuba, Raúl Castro, enviar ayuda; el de Nicaragua, Daniel Ortega, expresó solidaridad, y México ofreció asistencia.

Estados Unidos propuso enviar expertos para evaluar los daños, como ya había hecho tras Gustav, aunque en ese primer momento La Habana declinó la oferta, según el departamento de Estado.

Un aviso de tormenta tropical rige para los cayos del sur de la Florida ante Ike, que amenaza los yacimientos petroleros del Golfo de México. El precio del crudo aumentó el lunes, aunque la cotización volvió a caer el martes.

El Golfo de México es amenazado por Ike tras el susto de Gustav, que en trayectoria similar a la de Ike dejó un centenar de muertos en el Caribe y Estados Unidos, la mayoría en Haití.
Share:

0 comentarios :

Publicar un comentario

sigueme por Email

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

face

comentarios

apartado-trujillo

Etiquetas

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

refugiados sirios

Archivo del blog